Desde el momento en que te vi frente a frente,
ese fuego tuyo quemó mi mente,
y se alteró mi equilibrio para siempre
no me interesa nada mas soy un ente.
Constantemente sueño con verte
y es que conocerte no me fue indiferente
seria una bendición cerca tenerte
ojalá te encuentre quiza casualmente.
Todo en mi cuerpo quiere verte
y pide a gritos abrazarte,
o por lo menos escuchar tu voz...
ya que no puedo...
sacarte de mi mente.