Era lo que menos en mi plan estaba, aunque te admito que a veces soñaba; Con la belleza de tumirada.
Con el vestido azul que un dia conociste me marcho sin saber si me besaste antes de irte